Primeramente, realizamos una visita en terreno, para definir puntos de referencia para la altura final del pavimento terminado, definir diseños y colores, junto con planificar los trabajos.

 


Se realiza la preparación de la base para luego recibir el hormigón, dejando la base con los niveles correctos para luego no tener diferencias de espesores en el hormigón, así como también compactamos la base para que el terreno no baje.


Luego de tener preparado el terreno, se procede a retirar todos los escombros existentes por el trabajo anteriormente ejecutado.

Dicho retiro se realiza con gato mecánico y camión.

 


Posteriormente procedemos a la instalación de moldajes (nivelados) para evitar el desborde del hormigón, también se realiza la postura del polietileno para evitar la rápida perdida de humedad del hormigón y las mallas acma para dar mas resistencia a su pavimento.

 


Se realiza el vaciado desde el camión mixer para luego ser vibrado y así evitar la creación de nidos los cuales podrían generar una debilitación del hormigón. Finalmente el hormigón es extendido con una cercha vibradora.


Luego de tener vaciado y nivelado el hormigón, se procede a la integración del endurecedor coloreado, el cual le entregara el color deseado por el cliente y también mayor resistencia al desgaste de su pavimento.


Al tener integrado el hormigón, se debe esperar al momento exacto para que el hormigón pueda ser impreso con los moldes seleccionados por el cliente.


Ya para ir terminando el proceso, se realizan los cortes de dilatación en el pavimento, los cuales evitaran el posible agrietamiento del hormigón.

También se realiza una limpieza de la superficie para luego poder ser vitrificada por un sellador acrílico.


Finalmente se realiza la entrega del pavimento al cliente, esperando el resultado sea de completa satisfacción.